by Giselle Beiguelman

visor de arte en red para preservar las obras digitales

ARTE

El MEIAC crea un visor de arte en red para preservar las obras digitales

El proyecto NETescopio arranca con la exposición ‘Desmontajes’ – El museo extremeño ha adquirido varias piezas generadas por ordenador o basadas en lenguajes y componentes informáticos

R. BOSCO / S. CALDANA 15/01/2009

“El net.art requiere una nueva aproximación museística, muy diferente a la tarea de acumulación y custodia de obras físicas propias del museo decimonónico. Hay que superar el fetichismo de las colecciones estáticas, centrarse en la idea de archivo y alcanzar no sólo la preservación de las obras, sino también de las ideas que las originaron”.

“El net.art requiere una nueva aproximación museística, muy diferente a la tarea de acumulación y custodia de obras físicas propias del museo decimonónico. Hay que superar el fetichismo de las colecciones estáticas, centrarse en la idea de archivo y alcanzar no sólo la preservación de las obras, sino también de las ideas que las originaron”, dice Antonio Franco, director del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) de Badajoz, pionero en la adquisición de obra digital.

Casi 10 años después de haber apostado por el arte inmaterial como medio para alcanzar una centralidad independiente de la situación geográfica, Franco ha lanzado un nuevo proyecto. Se trata de NETescopio, un visor de arte en red y a la vez un archivo en continuo desarrollo, destinado a preservar obras concebidas para Internet, recuperándolas y rescatándolas del olvido cuando es necesario. “El carácter de las obras de net.art y la arquitectura en constante desarrollo de Internet requieren estrategias de catalogación y documentación dinámicas, que sepan aprovechar las características del medio”, explica Franco.

Más compras

El director también está acometiendo la reforma de la web del MEIAC, que en la colección incluye 40 obras de net.art de 36 artistas, adquiridas por el museo en estos años, que van desde los 100 euros de piezas sencillas como Out of the ordinary, de Lisa Jebvratt, hasta los 7.000 euros de Artist’s statement Nº 45.730.944, de Young-hae Chang Heavy Industries.

El MEIAC ha adquirido varias piezas, no propiamente de net.art, pero generadas por ordenador o basadas en lenguajes y componentes informáticos, como Soliloquio, de Konic Thtr; Struct_1, de André Sier; Every icon, de John F. Simon Jr.; Train, de John Klima, y Figures and letters, de Charles Sandison.

No todas las obras del MEIAC forman parte de NETescopio, ya que la idea es ir engrosando el archivo con un criterio selectivo. “No queremos que el proyecto se limite a la mera copia de las piezas en un servidor, sino que consiga preservar el entorno de producción y el contexto intelectual mediante entrevistas a los artistas, fichas técnicas y análisis críticos que ofrezcan claves de lecturas y permitan al público penetrar en los entresijos del arte en Internet”. Para ello Franco ha confiado la fase inicial del proyecto al argentino Gustavo Romano, artista visual y promotor cultural, activo en el ámbito de la creación digital.

Desmontajes, su propuesta para el estreno de NETescopio, se centra en producciones surgidas en los primeros años de la Web, que demuestran el ansia de investigar nuevas formas expresivas y la sorpresa que experimentaron los pioneros del arte en red frente a la interactividad y los usos alternativos de la informática.

La selección de Desmontajes incluye 31 obras, divididas en cinco apartados: interfaces, estereotipos, narraciones, cotidiano y el sistema del arte, todos precedidos de la palabra desmontando. Hay trabajos de todo el mundo, aunque se presta una atención especial al ámbito iberoamericano y destacan los artistas del Europa del Este, especialmente activos en la primera época del net.art.

En este caso no se trata de adquisiciones, sino del equivalente digital del depósito de obras tradicionales, es decir, el artista cede el derecho de exhibición al museo, que a cambio se compromete a mantener la obra activa y en buenas condiciones, y a promocionar su difusión y estudio.

Cada entrega de NETescopio será acompañada por una publicación en papel que se propone ampliar la información y la reflexión crítica sobre las piezas. La iniciativa seguirá desarrollándose con selecciones a cargo de comisarios invitados, aunque para mantener el carácter abierto y dinámico, tanto artistas como aficionados pueden proponer obras afines, que podrán incorporarse al proyecto, tras superar la evaluación del museo.

El Pais